Sabemos que utilizas todos estos emoticonos en tu día a día, se han metido en nuestras vidas y los vemos por todas partes. Pero, ¿alguna vez te has parado a relacionarlos con tu entrenamiento de CrossFit?

Aquí tenéis un listado de emoticonos CrossFit, esperamos que os guste.

Cuando toca muscle up y eres el único del grupo que los hace.
Cuando intentas hacer tu primer pistol y caes de culo.
El lunes antes de entrenar.
Cuando te pillan haciendo trampas, contando mal o con cinco no reps seguidas.
Cuando le explicas a un nuevo lo que es un burpee y te responde "pues no es para tanto".
Cuando llegas tarde, dejas material sin recoger o apareces sin haberte apuntado al WOD.
Cuando te dicen que hay WOD por parejas y encuentras con la mirada al que será tu compañero.
El día que te vas con un nuevo RM.
Cuando intentas escaquearte de medio calentamiento.
Cuando te felicitan por un nuevo RM o buen entreno.
Cuando llegas y ya de primeras el WOD te gusta (a veces pasa).
Cuando toca el ejercicio que mejor se te da.
Cuando tu compañero te hace las pull ups que os faltan para terminar.
Cuando vuelves de la carrera asegurando que has dado la vuelta completa.
Cuando les dices a los del WOD siguiente que el entreno de hoy se lleva bien.
El día que vas a entrenar aunque se te haya terminado la cuota semanal.
El día que se te olvidan las lentillas.
Momento en que apareces en el box con todas las ganas del mundo.
Cuando llevas desde la mañana esperando que llegue la hora de entrenar.
Cuando te retan al RX y te ves fuerte para hacerlo.
Cuando no tienes ganas de nada, pero cumples.
Cuando miras el WOD y lo ves prácticamente imposible.
Cuando alguien te suelta un "no hay huevos".
Cuando te pones poco peso y te preguntan por qué no metes más.
Cuando te preguntan las rondas y dudas entre 5 y 6 (siempre dirás 6).
Cuando ves el RM en Snatch del más fuerte del box.
El día que estás que no.
Cuando miras la pizarra y ves que tu archienemigo ha hecho una rep más que tú.
Cuando miras la pizarra y ves que tu archienemigo lo ha metido en un segundo menos que tú.
Cuando se te cae el balón en cada wallball que lanzas.
Cuando tienes dudas de si lo estás haciendo bien.
Cuando intentas tu RM de press.
En la tercera rep de tu 3RM de deadlift.
Cuando no entra la última rep.
El día que quieres ir a entrenar, pero no llegas.
Cuando no te salen los double unders y tiras la comba con rabia.
Cuando ves el WOD y te das cuenta de que es un héroe.
Cuando ves más de un cero en el número de reps de los ejercicios del WOD.
Cuando ves que el tiempo de todos los que han hecho ya el WOD es superior a 45 minutos.
Cuando te dicen al llegar que lo mejor que puedes hacer es irte.
Cuando ves petar a uno de los fuertes.
Cuando te das cuenta, antes de empezar, de que no vas a terminarlo.
Cuando lo intentas, pero ves que no y has de rectificar.
El día que no entrenas.
Cuando pierdes la cuenta de las rondas que llevas e intentas hacer memoria en mitad del WOD.
Cuando te quedas a dos reps de meterlo en tiempo.
Cuando llegas al box, ves que aún están entrenando los del WOD anterior y en el crono pone 56:05
Cuando te chivan el WOD los de la mañana.
El día que, a pesar estar hecho mierda, decides entrenar.
El día que entrenas con fiebre.
Cuando estás tocado y te adaptas el WOD a tus lesiones.
El viernes que no te da tiempo a echar siesta, pero entrenas igualmente.
El día que sabes que puedes con todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *