• Adoro esos días en los que todo parece fácil, todo sale y me siento bien.
  • Adoro esos días en los que voy al box con ganas y además me cunde, sé que lo estoy haciendo bien y supero una vez más mis límites.
  • Adoro esos días en los que nada puede conmigo, mi fuerza interior lucha por salir y consigue transformarse en la fuerza exterior que busco.
  • Adoro esos días en los que no hay quien me pare, en los que salto cada obstáculo y logro mis objetivos.
  • Adoro esos días en los que la expresión “sangre, sudor y lágrimas” cobra sentido.
  • Adoro esos días en los que ni tú ni nadie podrá conmigo.
  • Adoro esos días en los que parece que no y luego es que sí. Gracias a mi fortaleza, mi tesón y a tu apoyo.
  • Adoro esos días en los que sin vosotros, nada sería posible.
  • Adoro esos días de dolor, de no poder moverme, de pastillazo y adelante, porque sé que son fruto de un buen entrenamiento.
  • Adoro esos días de merecido descanso.
  • Pero también adoro esos días de rabia e impotencia, esos días malos en los que nada sale, en los que las lágrimas aparecen sin querer, esos días en los que preferiría no haberme molestado en aparecer por allí, en los que sólo la barra me pesa más que el mejor peso muerto del box.
  • Adoro esos días porque son importantes, porque me ayudan a crecer y a susperar mis miedos y debilidades, adoro esos días porque me hacen ser más fuerte que ayer, y me ayudan a ser mejor mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Anónimo

    Woow que post tan motivador sin necesidad de ningún vídeo ni canción simplemente espectacular 😉