Busca un motivo para empezar, porque si tú no lo quieres, nadie podrá guiarte hasta ello.

Busca un motivo para volver, porque, aunque hoy no te lo parezca, no te arrepentirás.

Busca un motivo para seguir, porque cada día suma, y la suma lo es todo.

Busca un motivo para remontar, porque cada caída es una nueva herida que te ayudará a ser mejor.

Busca un motivo para no rendirte, porque rendirte no va contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *