– El otro día me hablaron del CrossFit, tú hacías de eso, ¿no?

– Sí.

– ¿Y qué es exactamente?

– Pueeeees… A ver cómo te lo explico. CrossFit es un deporte que mezcla ejercicios de gimnasia con halterofilia en entrenamientos que van cambiando cada día, y en rutinas diferentes. En algunas te dan un tiempo para hacer unos ejercicios el máximo número de veces posibles, en otras tienes que hacer X ejercicios en el menor tiempo que puedas… Es difícil de explicar, pero mola un montón.

– Creo que es como un circuito…

– Sí, bueno, según se mire puede ser como un circuito, pero no tiene nada que ver con los circuitos del gimnasio. Es… Diferente.

– Ya, pero me han dicho que es peligroso. ¿No te haces daño?

– No es más peligroso que, por ejemplo, jugar al fútbol. Si lo haces mal te puedes lesionar, pero exactamente igual que si pisas una piedra corriendo, y nadie dice que correr sea malo, ¿no?

– No, si no digo que sea malo, pero por lo que he visto parece muy lesivo.

– (Cara de “No voy a conseguir sacarte esa idea de la cabeza, ¿verdad?)
Como te decía, no es más lesivo que cualquier otro deporte, siempre y cuando sepas hacer bien las cosas.

– No sé, a mí me parece un deporte muy bruto y para chicos muy fuertes.

– Te equivocas, en CrossFit cada uno entrena a su ritmo, los ejercicios pueden adaptarse y lo importante es que des lo máximo de ti mismo, bien sea 5 o 90, no importa, pero siempre rozando el 100% de tu capacidad.

– Ya, pero yo no tengo ni fuerza ni resistencia.

– No necesitas ser fuerte y resistente, ya lo serás cuando llegue el momento. Si trabajas a diario para superarte, algún día serás fuerte y resistente, y no te darás ni cuenta de cómo has llegado a ello.

– Pero es que yo no valgo para eso.

– Sí que vales, quizá lo que te pasa es que no quieres valer. ¿Quieres probarlo? Puedes venir un día conmigo.

– Mmm… No, mejor no. No quiero hacerme daño.

– Ouch!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Alvaro Faiña

    Como la vida misma…jaja 🙂

  2. Javi

    Cierto jajaja. Para entenderlo hay que probarlo y el que lo prueba se queda.