workofday-blog-20150512_800

El pasado 17 de abril, el astronauta y crossfiter Aitor Alonso practicó por primera vez CrossFit en la luna. La misión, patrocinada conjuntamente por Reebok y Red Bull, fue llevada a cabo por un gran equipo de profesionales que pusieron a disposición del atleta la más avanzada tecnología espacial y un buen equipo de entrenamiento.

Entre los cientos de candidatos que se presentaron a la prueba para elegir astronauta, se decidió contar con Aitor por su espíritu competitivo y su objetivo frustrado de pisar la luna. Desde pequeño siempre fue su sueño y, quién le diría que gracias al CrossFit, algún día lo conseguiría.

La redacción de workofday.com se ha puesto en contacto con el héroe de la hazaña y he nos conseguido una breve entrevista con él:

P ¿Cuál es el ejercicio con el qué más has disfrutado en la luna?

R Hacer burpees es un regalo, la baja gravedad te ayuda a flotar y el impacto con la superficie es suave y delicado. Son más lentos, pero llegas incluso a disfrutar de ellos.

P ¿Has notado diferencia en los pesos levantados?

R ¡Claro que sí! He conseguido hacerme con algunos ejercicios de halterofilia que llevaba un poco pegados, he podido mejorar mi técnica y he practicado ejercicios nuevos que antes no me atrevía a intentar.

P ¿Has mejorado algún RM?

R Varios. Cargué la nave con discos que sumaban un total de 2.000kg y con ellos logré batir mi récord de Snatch con 480, Clean & Jerk con 600 y Deadlift con 1.150. Los he apuntado en los Benchmarks CrossFit de workofday, pero no he añadido notas a cerca de dónde se han conseguido esos RMs, espero que no sea motivo de expulsión (risas).

P ¿Algún consejo para nuestros próximos astronautas crossfiters?

R Cuidado con no agarrar bien las kettlebells, si te descuidas y se te escapa de las manos en mitad del balanceo del KB Swing es probable que no vuelvas a verla. A mí me paso calentando, salió despedida y se perdió en el espacio. Después de eso no me atreví a probar los Wall Balls.

P ¿Qué fue lo primero que hiciste al llegar a La Tierra?

R Mi madre me esperaba con un buen batido de protes de chistorra, tal como me había recomendado el propio Rich Froning antes de partir. Son geniales para el post-workout y además el sabor te trae de nuevo los recuerdos de casa.

Antes de terminar, Aitor nos dejó un último consejo: “No metáis Box Jump en los WODs lunares, nunca sabes dónde te puede llevar un salto más fuerte de lo normal”.

 Nota: artículo escrito en clave de humor basado en una noticia, entrevista y personaje ficticios 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *