Esos locos que corren, que cargan, que sudan, que lloran.

Esos locos que no se lo piensan, quienes solo necesitan un “¡Vamosssssss!” para seguir cuando ya no pueden más.

Esos locos que siguen cuando el resto para, los que jamás se conforman, los que no se rinden.

Esos locos que persiguen su meta por encima de todo y de todos, a los que a nada ni nadie permiten ponerles freno, esos que luchan hasta el final, hasta el 00:00, hasta el último respiro o la última rep.

Los que cuentan de uno en uno y no entienden de trampas ni jugarretas, los leales, los fuertes, compañeros y luchadores.

Esos locos que agotan sus fuerzas y su respiración para que entre una más, esos que miran el crono y apuran en lugar de rajarse.

Esos, esos locos somos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *