workofday-blog-20150213

Muchas personas se niegan a conocer el CrossFit tal como es, y es habitual que a nuestros conocidos les parezca extraño que lo vivamos como lo vivimos.

Y yo me paro un rato y pienso…

 icon-check CrossFit me hace sentir bien, me ayuda a liberar estrés, a olvidarme de un mal día, a descargar adrenalina… Y les parece extraño.

  CrossFit me ayuda a mantenerme en forma, a cuidar mi cuerpo, a concienciarme de cómo soy, a verme bien… Y les parece extraño.

  En CrossFit he conocido gente maravillosa, he hecho nuevos amigos, me río con ellos, compartimos momentos irrepetibles, nos divertimos… Y les parece extraño.

  CrossFit me ha enseñado a compartir, a ser humilde, a superarme cada día, a no rendirme, a valorarme a mí y a los demás… Y les parece extraño.

  CrossFit me ha dado la oportunidad de probar cosas nuevas, de viajar, de conocer gente diferente, de ver más allá de una primera impresión… Y les parece extraño.

  CrossFit me ha hecho llorar, me ha hecho pensar, reír, gritar, sufrir, como tantas otras cosas maravillosas de la vida… Y les parece extraño.

  En CrossFit me puedo mover, tumbar, caer, levantar, puedo correr, saltar, trepar, puedo ser libre… Y les parece extraño.

  CrossFit me llena cada día, me ayuda a no rendirme nunca, tira de mí para seguir adelante, ha cambiado mi manera de ver la vida, me hace mejor persona… Y les parece extraño.

Así que yo sólo puedo decir:

Perdona que no entienda porqué os parece extraño. Lo que a mí me parece extraño es que aún no lo hayáis probado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *